Hijo Adoptivo

A la familia de JUAN GUEREÑO el pueblo de Crémenes les recuerda con aprecio y mucho agradecimiento.

Al hijo de D. Juan, LUIS ÁNGEL, se le concedió la distinción de HIJO ADOPTIVO DE CRÉMENES . Para recibir estos honores llegó a Crémenes desde Argentina el nieto de D. Juan, hijo de LUIS ÁNGEL, Luis Ángel Guereño Navarini el 30 de Agosto de 1997.

Luis Ángel Guereño Navarini celebró entonces las fiestas de San Juan Degollado, asistió al concierto de campanas en su honor, participó de la misa de San Juanín que se ofrece tal dia por todos los difuntos y bienhechores del pueblo, recibió la placa en plata conmemorativa, descubrió la placa en piedra que resta en la preciosa casa de la familia en Crémenes, se le presentó un escrito de adopción (véase abajo), fué obsequiado con platillos típicos de la montaña, asistió a una presentación de los Coros y Danzas de León ´Picos de Europa, Crémenes´, participó en tradicional pesca de peces en el rio Esla llamada canaliega (fué la última canaliega que se corrió en Crémenes,) y continuó con el pueblo en la verbena que culmina al amanecer del dia siguiente, con una chocolatada y picatostes que se sirve hacia las 5:30am.

____________________

Este fué el escrito que acompañó a la ceremonia de las placas en el porche de la casa de la familia Guereño en Crémenes:

D. Luis Ángel Guereño López

Hijo Adoptivo de la Villa de Crémenes

Desde la antigüedad la emigración ha forjado grandes figuras. En el día de hoy nos place hablar de uno de esos emigrantes que, partiendo de “la nada”, puso rumbo a un mundo incógnito con las maletas llenas de esperanza.

Su nombre, en Crémenes, nos suena a agradecimiento, pero también a esa admiración que impregna a los triunfadores. Porque D. Juan Guereño, amén de triunfador, fue uno de esos emigrantes humildes, pero que logró transformar el “che” argentino en un imperio industrial y de prosperidad como sólo los grandes culminan.

Destacó, y mucho, por sus empresas. Lo hizo sin olvidar sus raíces. Un buen ejemplo fue la puesta en marcha y finalización del proyecto de la construcción de la nueva Iglesia de Crémenes.

En el año 1949 ese proyecto se hizo realidad en una iglesia majestuosa, piedra sobre piedra, en forma de cruz, con sus arcos de cuidada gravedad, en el centro la cúpula celestial y hacia el cielo un esbelto campanario. Atrás quedaron los esfuerzos, el apoyo de todo el pueblo y el golpear de cincel sobre la piedra caliza. Lo que permanece es el homenaje, en forma de iglesia, de un hombre hacia su pueblo.

Sospechamos que D. Juan Guereño habrá relatado a sus hijos mil y una vivencias de “canaliegas, aluches y bolos” y habrá sabido transmitir el cariño hacia este su “rincón” de España. Fiel reflejo de ello son las constantes dádivas con que sus hijos y familia nos obsequian.

Al decir de los que mejor lo conocen aquí en Crémenes, el espíritu y la vida de D. Luis Ángel Guereño López reflejan heredad paterna y de él dicen que es generoso, amable y condescendiente con el pueblo. Sin duda alguna que la presencia de su hijo D. Luis Ángel Guereño Navarini también refleja el mismo interés, cariño, tradición y generosidad que inspiró a su padre y a su abuelo.

Hoy queremos testimoniar el agradecimiento de Crémenes a toda la familia, en la persona de D. Luis Ángel Guereño López, por tantas muestras de generosidad. Lo hacemos con este pequeño homenaje -pequeño, pero sentido- y, para que permanezca en el recuerdo de futuras generaciones, rogamos a D. Luis Ángel Guereño Navarini, hijo del anterior y nieto de D. Juan Guereño, que reciba esta placa en plata antes de descubrir otra en piedra, por la que se nombra a D. Luis Ángel Guereño López, Hijo Adoptivo de esta su Villa de Crémenes.

Valga como firma el abrazo de todo el pueblo de Crémenes representado por su alcalde D. Marcelo Rodríguez (hijo)

Crémenes a 30 de Agosto de 1997

_______________

Los periódicos hicieron eco de la celebración. Véanse a continuación dos relatos del acontecimiento:

Sábado 30 de Agosto de 1997 (La Crónica 16 de León)

CRÉMENES Y JUAN GUEREÑO
El pueblo montañés rinde hoy homenaje al indiano afincado en Argentina que colaboró económicamente al bienestar de sus paisanos

Crémenes/J. D. R.- La Junta Vecinal de Crémenes ha organizado para mañana sábado, segundo día de las fiestas patronales en honor de San Juan, un homenaje al indiano Juan Guereño, un hijo del pueblo que se fue a Argentina a principios de siglo y después de amasar una fortuna en el país latinoamericano, correspondió con sus convecinos con varias donaciones económicas.

Juan era pastor y vecero. A los 17 años marchó a Madrid, donde trabajó en una panadería, para más tarde dar el salto a Argentina. Allí, partiendo de la nada, acabó fundando un imperio empresarial con la empresa de jabones y ceras “Radical”. Falleció en 1961.

Este indiano nunca olvidó sus raíces y además de volver varias veces a Crémenes, regaló la iglesia construida en 1949 con proyecto del arquitecto Torbado en tiempos del obispo Almarcha. Pero también colaboró en otras obras de infraestructura del pueblo.

Hoy se recordará a Guereño. Para ello, a las 11,30, habrá un concierto de repique de campanas a cargo del maestro campanero de Villavante, Joaquín Alonso; a las 12,30 misa; y a las 13.30 horas se descubrirá una placa conmemorativa en la casa donde nació Guereño (hoy museo montañés) haciendo hijo adoptivo al hijo de Juan Guereño, Luis Ángel, si bien quien estará presente en los actos es el nieto del indiano, Luis Angel Guereño Navarini.

Sábado 30 de Agosto de 1997 ( La Crónica 16 de León)

___________________

Domingo 31 de Agosto de 1997 ( La Crónica 16 de León)

“Guereño lo merece todo”

Cálido homenaje en Crémenes a Juan Guereño, el indiano que contribuyó con obras en su pueblo como la construcción de la iglesia
J. D. Rodríguez, Crémenes

“A Juan le di yo muchos besos”, confiesa Águeda González, una vecina de Crémenes que vivió 15 años en la misma casa que nació Juan Guereño, el indiano al que ayer se rindió homenaje.

En la misma casa se descubrió una placa que recuerda el nombramiento de hijo adoptivo de la villa al hijo de Guereño, Luis Angel, aunque quien estaba presente en el acto organizado por la Junta Vecinal era, además de la mayoría de los convecinos del homenajeado, el nieto del indiano, Luis Ángel Guereño Navarini, llegado expresamente de Argentina para el acontecimiento. “Me mandó mi padre, por suerte”, reconocía el nieto abrumado entre felicitaciones de sus paisanos.

Cuando tenía 17 años salió Juan Guereño de Crémenes a la aventura. Era pastor y analfabeto. El barco que debía llevarlo a Estados Unidos acabó atracando en Buenos Aires. Después de años de duro trabajo, Guereño acabo siendo dueño de una gran empresa del jabón con cinco fábricas.

Agradecimiento. Ese es el sentir de la gente de Crémenes con la familia Guereño. No en vano, donó el dinero necesario para construir en 1949 la flamante iglesia del pueblo, en cuya cúpula está pintado Juan Guereño. Pero también ha sufragado otras obras de infraestuctura, si bien él nunca quiso darlo publicidad. “Era muy generoso con la gente, amigo de todos, muy entusiasta y competente… lo merecen todo”, afirmó Fernando, quien con sus 90 años se siente muy orgulloso de ser amigo de la familia Guereño.

Domingo 31 de Agosto de 1997 ( La Crónica 16 de León)

______________

Gracias por comentar, añada datos. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s