Imágenes de la Iglesia

GRACIAS a D. JUAN GUEREÑO Y FAMILIA (en Argentina).

D. José González en su ¨Libro de Crémenes¨ subtitula: RECUERDO DE LA INAUGURACIÓN DE LA NUEVA IGLESIA PARROQUIAL, León 1949.


  • Los fragmentos de los capítulos de este libro se encuentran en esta página Web, en dos distintos  menús, el de Historia y el de Juan Guereño, Aniversario
  • En el CAPITULO XVI, (en el menú de Juan Guereño, Aniversario) D. José González escribe:

¨Y lo más raro es que todo este arte exquisito es obra de obreros indígenas que no han estado en escuelas especializadas y que trabajan sin apenas haber visto modelos…

…No solo es el edificio lo que encanta y enorgullece a toda la montaña leonesa; son los adornos interiores de arte menor los que completan toda esta obra magnífica. En efecto, fuimos afortunados. Unos donativos solicitados, otros espontáneos, todos los hijos de Crémenes que andan por allá rivalizaron en generosidad y entusiasmo, El Sagrario de Miranda, el Via Crucis de Isida, la Araña del matrimonio Valbuena, la campana de Luis Guereño, el reloj de Valladares, todo contribuye al ornato de una iglesia, que ya es, y será, en lo futuro, honra y prez de esta montada leonesa.

Hasta la señora de Raimundo López, con ser austríaca y Mister Price, pasaron por aquí abriendo la mano, para dejarnos pruebas de su corazón magnánimo.

Gracias a Dios todo va estando terminado para hacer la inauguración solemne el día 30 de este mes de agosto de 1949.

Nos faltaban bancos de madera, cómodos y lujosos y la Providencia nos los ha traído de una manera inesperada.

Por Méjico andan unos hermanos Isidoro y Marino Valbuena, trabajando con constancia y fortuna hace cerca de treinta años. En esta primavera llegó a Crémenes Isidoro para abrazar a su anciana madre doña Emiliana Rodríguez y a sus hermanos que en Crémenes tienen un buen surtido comercio.

Y un día se nos presentó Isidoro y nos dijo:

– Yo también quiero hacer algo en nuestra iglesia. ¿Qué regalaré?

– Ya no nos faltan más que bancos, le contestamos, pero van a ser cosa cara.

– No importa; si ustedes quieren denme el diseño y hoy mismo los encargo a un maestro de Cistierna o de León.

Y los feligreses de Crémenes tendrán, en los días fríos de invierno, sobre el pavimento de mármol, una tarima de madera, unos asientos y respaldos para poder asistir, con comodidad, a los actos litúrgicos.

¡Dios sea bendito!

Otro donativo nos llegó, a última hora, que no hemos de silenciar. Mejor dicho, dos donativos valiosos que han de enriquecer el mobiliario de la nueva iglesia, En Gijón vive un médico afamado que hizo en Crémenes sus primeros ensayos en su brillante carrera, don Manuel M. Murillo.

Estuvo aquí, el día 14 y nos dijo, admirado de la belleza del nuevo templo: YO, también quiero dejar en esta iglesia, algo que sea un recuerdo de mis mejores años pasados en esta tierra. ¿Qué quieren que compre?

– Lo que tu quieras.

– Y llevó el encargo de mandarnos algo artístico, valioso, que colocaremos muy agradecidos.

…vivió en Crémenes, hijo del entonces cabo de la Guardia Civil don Victoriano Felipe Solturas…¨  (Continúa en el Libro de Crémenes dónde se habla de un precioso y muy valioso regalo de Víctor de Felipe, la estatua central al retablo mayor, San Pedro, de bella hechura y tamaño)

A propósito de las pinturas que se encuentran en las pechinas por debajo de la cúpula celeste D. José explica su significado:

¨Las pinturas de las bóvedas son también fuentes de afectos piadosos y están hechas con asuntos de gran propiedad litúrgica. Las de las pechinas son escenas del titular de l a parroquia, San Pedro Advíncula.
En una se ve al santo Patrono conducido por dos guardias imperiales, entrando en la cárcel monumental de Roma atadas ambas manos a la espalda, con una cadena cuyos extremos van cogidos por los guardias.
En otra está el interior de la cárcel de Jerusalén iluminada con los esplendores de un Ángel que invita a San Pedro, amarrado a los pies con fuerte cadena de hierro, a salir de la prisión; las cáligas a un lado y los guardianes asustados por el espectáculo que presencian.
En otra pechina están pintadas,  con gran lujo de detalles, Jesús entregando las llaves del Reino de los Cielos a San Pedro,
y en la cuarta aparece la escena que culmina todo el grandioso milagro de la fiesta de Advíncula.  En el centro, el Papa (San Sixto III) recibe de la Emperatriz Eudosia la cadena con que fué atado el apóstol en Jerusalén. Sobre una mesa tiene el Pontífice la otra cadena con que fué preso en Roma. Al tocarse ambas cadenas se funden en una sola, quedando patente el milagro que fué perpetuado en una fiesta l itúrgica celebrada en toda la Iglesia.

Todas las escenas están ejecutadas con arte y gusto. El colorido, los dibujos, los trajes, los semblantes de las personas, todo está ejecutado conforme a los cánones del arte.
Eguiagaray (el pintor) tuvo la genial inspiración de presentarnos, en la escena de la fusión de las cadenas, en la cara del Papa, una silueta del Arcipreste de la Catedral de León y al lado, de cuerpo entero, como oferente de todo el templo, el tipo realista, inconfundible, de Juan Guereño, con su cara mofletuda, con su cabeza grande su frente serena y sus ojos mirando, extasiado, como si por ellos quisiera salir, en rayos de sana alegría, el placer que siente su alma satisfecha d e una obra que ofrece a Dios y a sus paisanos los feligreses de su pueblo de Crémenes.

En el frente, entre las dos pechinas, va pintado un lienzo de la Santísima Trinidad, con los símbolos característicos del Anciano, la Paloma y Cristo Resucitado. A los lados, la Virgen, San José, el Bautista y Angeles (San Gabriel con el lirio y San Miguel con la coraza) adorando el gran Misterio. Es un cuadro de gran fuerza estética, en el que las figuras, de un realismo sano, están hablando, con una expresión de vida vigorosa y fuerte.¨

D. José González escribe en dicho Libro de Crémenes acerca de los múltiples benefactores que contribuyeron a necesidades litúrgicas y ornamentación para el culto que hoy seguimos rindiendo.
___________________

________________________________________

D. José González en su ¨Libro de Crémenes¨ subtitula: RECUERDO DE LA INAUGURACIÓN DE LA NUEVA IGLESIA PARROQUIAL, León 1949

En este libro de Crémenes, D. José, refiriéndose a D. Juan Guereño y la iglesia de Crémenes dice:

¨Toda esta obra monumental será, en lo futuro, un recuerdo vigoroso de la generosidad y de la piedad de un español amante de su tierrina, que dejó como monumento ere perennius, un testimonio elocuente de lo que es capaz el amor, la voluntad y el entusiasmo de un hombre que cifra sus mayores placeres en hacer bien, y en proporcionar a sus paisanos, medios piadosos para saciar sus almas, con el pan de la fe y del arte.¨

________________________

2 pensamientos en “Imágenes de la Iglesia

  1. Pingback: Dos páginas nuevas de fotos de la Iglesia de Crémenes | Crémenes, León, España

Gracias por comentar, añada datos. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s